sábado, 21 de mayo de 2011

¡Por fin!

¡Por fin! Un nuevo proyecto terminado. Y éste tiene un poco de historia: Mi madre compró la tela en Souleiado hace montones de años y yo le dije que se la acolcharía a mano... Empecé sin bastidor y fui sumando errores, globos y pellizcos, hasta que me cansé y la colcha se fue a dormir con el resto de proyectos inacabados.


                                

Este año la retomé y empecé a acolcharla a máquina. Cuando casi la estaba terminando me di cuenta de que mis primeros errores pasaban factura y lo que al principio era un globito, se fue convirtiendo en un desastre total. ¡Daba pena y dolor darle la vuelta!. Así que me lo pensé una semana y al siguiente viernes me decidí. La deshice entera: fue un fin de semana horrible, desmotivador, triste... en fin ¡un asco!. La volví a montar y a empezar de nuevo. Más o menos en total y en la segunda vuelta debí dedicarle entre 18 y 20 horas al acolchado y hoy terminé de colocarle el bies.


Ahora luce hermosa en la cama de mi madre y yo tengo una satisfacción y un alivio... Qué bien se queda una cuando se termina un proyecto.


Ya puedo continuar con los miles que tengo empezados. Ay! Que todo se me antoja...

4 comentarios:

  1. Hola Sonia!!!al final la has acabado,,y el resultado esta a la vista,,que bonita queda encima de la cama.
    Un abrazo
    Angeles

    ResponderEliminar
  2. Que bien te quedó, y puesta en la cama luce mucho más. Como decía mi abuela: lo bien hecho, bien parece.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien luce sobre la cama, Sonia. Un colorido precioso. Besos!!

    ResponderEliminar